Equilibrio continuo

Claves para equilibrar una línea de producción

Un proceso de mejora industrial continua

Queremos indicar que este artículo está especialmente enfocado para las empresas de Producción Industrial en Línea. Es decir, aquellas que dentro del proceso de fabricación engloban una serie de operaciones, secciones, células productivas, estaciones intermedias de procesamiento, etc., que trabajan una detrás de otra, de tal forma que para que una comience su trabajo, es necesario que la anterior lo haya terminado previamente.

Por consiguiente, se encuentran en su día a día con la problemática de intentar conseguir el máximo de producción total de cada uno de sus nodos, con calidad asegurada en todos sus productos, en el mínimo tiempo posible y con los menores recursos involucrados. La dificultad de esta forma de trabajo es la sincronización, el aprender a trabajar todos al mismo ritmo. Porque cuanto más sincronizadas estén todas las operaciones entre sí, mejor será el resultado integral final.

Estamos hablando, en una palabra, de Eficiencia Industrial.

Eficiencia Industrial que, en un mundo cada vez más y más competitivo exige de una estructuración de procesos, los cuales deben autorregularse y equilibrarse de forma continua.

Es un verdadero proceso de Mejora Continua Industrial.

Una máxima absoluta de la gestión de empresa en general y de la producción industrial en particular es: aquello que no se puede medir, no se puede cambiar. Entendiendo que cambiamos para mejorar. Ello nos lleva a su vez a poder afirmar que: lo que no medimos bien, no lo mejoramos de verdad.

Los cuellos de botella. Los grandes culpables

La capacidad de procesado de una línea productiva, depende de la capacidad de su cuello de botella; es decir, de quien vaya más lento.

Equilibrar una línea productiva implica eliminar progresivamente los distintos cuellos de botella, IGUALANDO las capacidades de cada nodo productivo con el resto, al máximo.

Es un proceso de mejora continua, en tanto en cuanto, “quitar” un cuello de botella, implica ineludiblemente, que aparezca otro.

¿Cómo podemos detectar los cuellos de botella? Dos alternativas, dependiendo del grado de avance en que nos encontremos en el análisis de nuestras operaciones:

Primera alternativa: dando un “paseo” por la fábrica. Si vemos delante de una máquina, sección o nodo, stock en curso o en proceso, no lo dudemos, ese nodo productivo o es un cuello de botella estructural o temporal (avería). Pero es un candidato bastante seguro para serlo, en cualquier caso. Los stocks “parados” son muy buenos indicadores de que algo no está funcionando como nos gustaría. Como mínimo, toca analizar.

Segunda alternativa (no excluyente con la primera, y la más adecuada): midiendo cuantitativamente y comparando el ritmo de procesamiento de cada operación con respecto al de otras operaciones, nodos, secciones, células, etc., que tengamos en nuestro proceso industrial.

Estamos hablando de medir, pero antes de ir corriendo a por una cinta métrica o un cronómetro, debemos saber lo que vamos a medir.

Veamos a continuación las variables clave y más importantes para el equilibrio de una Línea Industrial.

LEAD TIME

La definición “global” de Lead Time es aquella que mide el tiempo total que pasa desde el momento en que un cliente hace un pedido en firme, hasta que la empresa lo cobra.

Es una definición muy amplia a la hora de medir los procesos industriales, por ello tomaremos una definición más operativa a pie de fábrica. Lead Time es el tiempo que pasa desde el momento en que una orden de pedido se inicia dentro del flujo productivo, hasta que ésta acaba.

Por lo tanto, cuando nos referimos a que un determinado producto tiene un determinado Lead Time de proceso estamos implícitamente sumando tiempos. Es decir, Tiempos de Ciclo de cada nodo del proceso, que sumados todos ellos, incluido los tiempos de espera, nos dan el tiempo total de proceso o Lead Time (“Hacer este artículo me cuesta 90 min”)

El hecho de que una empresa tenga un Lead Time de proceso más largo y otra, para la fabricación de un mismo producto o similar, lo tenga más corto, es un factor de diseño de equipamiento y organización industrial. Es un factor de competitividad industrial comparada.

Es evidente que siempre se intentará REDUCIR al máximo posible el Lead Time. Es una manera indirecta de aumentar la eficiencia industrial en general.

Lead Time Variability. Es la desviación media estadística que se obtiene de medir para un mismo producto sus distintos Lead Time en un periodo de tiempo determinado. Normalmente una semana o un mes.

Este indicador nos muestra cuánto nos alejamos de un proceso ESTABLE. Al decir estable, estamos indicando que el ideal para un producto es que siempre tenga un Lead Time idéntico o muy parecido.

Grandes variaciones de este indicador, nos muestran que nuestro proceso productivo para un producto dado, no es robusto.

TAKT TIME

  • Calcular cuál es para un producto – cliente dado, el Takt Time requerido
  • Contrastar si nuestros Tiempos de Ciclo de cada operación involucrada en el proceso productivo de dicho producto – cliente y, por tanto, nuestro Takt Time, es MENOR que el Takt Time requerido. Si lo es, podremos satisfacer la demanda, aunque nuestro proceso no esté equilibrado, es decir que no sea eficiente.

Si no lo es, hay que analizar cómo podemos agilizar y equilibrar nuestras operaciones, o corremos el riesgo de no satisfacer las exigencias del cliente.

  • Para equilibrar nuestra Línea Industrial, tenemos que conseguir que todas nuestras operaciones vayan al mismo ritmo, y que éste sea el mayor posible –Takt Time menor posible- (es decir, será mejor sacar una pieza cada 10 minutos, que cada 20 minutos).

Para ello, iremos viendo la manera de disminuir Tiempo de Ciclo secuencial y sucesivamente en aquellas operaciones que tengan los tiempos mayores, hasta conseguir los Tiempos de Ciclo más parecidos entre sí y el Takt Time de conjunto, menor.

 

  • Las formas más habituales de conseguir disminuir tiempos de ciclos y, por tanto, el TAKT TIME, son:
    • Desmembrar operaciones en subconjuntos
    • Sacar operaciones fuera de la línea
    • Duplicar una operación concreta
  • Normalmente, un equilibrado de línea se da por finalizado, cuando para disminuir aún más un tiempo de ciclo CUELLO DE BOTELLA, debemos incurrir en inversiones, bien de personal, bien de maquinaria, que no compensan en un análisis coste-beneficio de rentabilidad.

No olvidemos nunca que:

  • Debemos revisar de forma metodológica los valores mencionados, ya que como se ha dicho al principio de este artículo, el equilibrado de una Línea Industrial es un proceso de mejora continua.
  • Conviene analizar la posibilidad de mejora de nuestros tiempos de ciclo y Takt Time, aun cuando seamos capaces de cumplir con los requerimientos de cliente …

Si quieres conocer más a fondo en qué consiste operativamente cada una de estas claves y cómo enlazarlas, o ampliar información sobre cómo otras empresas ya lo están aplicando actualmente, puedes contactar con nosotros en: contacto@dcasociados.eu

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Identificación